lunes, 9 de mayo de 2016

"Cenizas a las cenizas, agua para el agua" - [CLXVIII] Imagina los entierros del futuro


Del 60 a 70% del cuerpo humano está compuesto de agua. De ahí que cuando dejamos el mundo, podemos volver a, en lugar de polvo, agua. Con la tecnología apropiada y verde, el agua y otros componentes de nuestros restos aún pueden contribuir al medio ambiente.

"La muerte es sólo un horizonte y un horizonte es nada, salvo el límite de nuestra vista..."

Concebido como un enlace entre los diferentes mundos de los vivos y los muertos, el agua puede transformar la forma y la experiencia de cómo recordamos nuestra pérdida.
El agua del proceso de cremación deberá regresar a un arroyo natural, y luego descansar en paz en la Laguna del Reposo antes de volver al agua más grande, el océano. 

La piscina de reflexión sugiere que hay diferentes horizontes y que la salida no es absoluta ni eterna. Por debajo de la laguna, un espacio con paredes de cristal -el arrecife de Alivio-  proporciona un ajuste suave y luminoso para afrontar el duelo. 



Esquema de hipotéticos elementos del monumento 



Por encima del horizonte de cremación verde en la laguna de Reposo

Imágenes e información de los difuntos se cristalizan en las perlas de Presencia para el recuerdo.


 En el arrecife de Alivio por debajo del horizonte.

 de Lo Chi Sing Jacen i Chan Yuen Yu Yoyo desde China